jueves, 7 de marzo de 2013

la invención de hugo




         "Fascismo: imán de sádicos; comunismo anzuelo de masoquistas"
GARCÍA CÍVICO, Jesús, Aforismos en Word, poemas con auto-reverse,  Caracas, 2011.

"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo (...)". 
Gabriel García Márquez, Cien años de soledad


A Chávez le tomé simpatía durante un rato, fue por la saña, fue una noche en una reunión con empresarios de la construcción en Isla Margarita (Venezuela) tras horas y horas de escuchar como le ponían concienzudamente a parir. 
Al día siguiente corrí a comprarme este recuerdo. No me gustaba el de verdad. Me inventé un Hugo de madera de formas educadas, uno que dejara hablar pero que no consintiera que le hicieran callar. Un Hugo menos excesivo, un tipo que no gritara, un ser introvertido que conociera a sad lovers & giants y a los go-betweens, un tope de puerta, un referee de textos del Caribe.

Lo he colocado estos días junto a una recopilación de artículos de Roberto Bolaño (incluye aquel que reconoce el perdón que deben solicitar en Latinoamérica los revolucionarios y dictadores de izquierda pero que recuerda cómo son las dictaduras de derechas a las que les da por poner ratas en las vaginas de las muchachas) una edición moscovita del Martín Fierro, Juan Rulfo, César Vallejo, Cien años de soledad y otros pasillos de ese romanticismo latinoamericano contradictorio, enorme, vehemente, fiero y sensible que hace de la igualdad social bandera; unas ideas, una sensibilidad de la que me declaro casi sin ambages militante no simpatizante.
photo: maderita de chávez en un estante de la sección "literatura sudamericana" de casa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada