viernes, 10 de febrero de 2012

harvest

da que pensar que fueran dos tipos que se manejan en las ruedas de prensa y en general, en los llamados "actos públicos" como un oso ciego y sucio en una tienda de cristal y encaje de burano los que sacaran adelante las dos mejores y hermosas películas del año pasado

Inmensa, desasosegante, Melancholia, Lars von Trier, 2011

El único "texto" de metafísica que aguanté el año pasado cuando durante dos horas volví a cumplir 12 años.
the tree of life, Terrence Malick, 2011

Me gusta como suena la palabra "cosecha" en ingles (harvest) y esa expresión para referir esos frutos de un año que ya se fue pero que quizás recordemos precisamente por ellos.
Nosotros (ella y yo) lo llamamos "el año que vivimos tranquilamente" (de un tiempo a esta parte planteamos nuestros años temáticamente)  y nos gusta pensar que durante esos 12 meses hicimos algo para salvar un par de cines, la gira de algún grupo de pop minoritario, un paseo nocturno y ya poco transitado, algunas buenas pintadas en la pared, un viejo teatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada