sábado, 20 de abril de 2013

2997, escape del planeta de los vivos




"Creo que cuando cae la noche siempre hay alguien tentado a hablar precisamente de las tres cosas que Wittgenstein envió al mundo de lo inefable (aquello que no se deja expresar con palabras): la extrañeza por la existencia del mundo, la sensación de hallarse protegido, el sentimiento de culpa".

GARCÍA CÍVICO, Jesús, "Una temporada con Antabuse", en Solares, Sigur Ros (Ed.), Reikiavik, 2014. 


"Pasamos el Tiempo sobre todo muertos o por nacer".

GARCÍA CÍVICO, Jesús, "El acomodador" en El acomodador y otros cuentos de risa, Thomas Pynchon (Coord.), Boston Massachussets,  1969.


"Oh, resumirse sin reducirse, justificar la vida entera por un manso, humilde, precioso gesto, un detalle tierno pergeñado con ocasión de algo intrascendente carente de importancia y de sentido".

GARCÍA CÍVICO, Jesús, "Ginebra" en Una casa holandesa, Frankfurt, Shurkamp, 2007.
photo: sigur ros


(joven respirando con dificultad)
- ¡Corra doctor Matloff! ¡Tenemos que escapar! ¡Ya veo la nave! ¡Corra, corra, doctor Matloff! ¿Doctor Matloff? Doctor Matloff...

(Doctor Matloff susurrando)
-Corre tú joven, alcanza tú la nave. Yo estoy harto de correr. Llevo cuarenta y tres años en este planeta. Llevo cuarenta y tres años corriendo con la misma confusión en la cabeza y hoy, justo cuando corría contigo, justo cuando, como tantas tardes, corría a tu lado, justo cuando quería sobre todo correr, mientras corría pensando, equivocado, que mañana, como ayer y como hoy, que mañana también correría contigo, justo cuando corría a tu lado, mientras avanzábamos, corriendo, hacia la nave, conforme la nave se recortaba contra la otra nave, me ha sido dado resolverla. Sí, corre tú joven, alcanza tú la nave. Súbete tú a la nave, a la nuestra. Sigue corriendo. Para mí todo ha quedado, al fin, desvelado: 

Joven, siempre y en todo lugar, siempre y en todo lugar se ha presentado una guerra. Una batalla entre el espacio y el tiempo. El universo es el resultado. El universo es… el campo de batalla. Hijos de la fricción entre la eternidad y el infinito, nuestro estatuto no alcanza el de la víctima. No somos víctimas, no: somos los muertos. El universo ni siquiera nos es hostil y la eternidad es, en todo caso, indiferente.
Somos muertos que viven un instante. Muertos que viven durante un tiempo. Muertos que ahora estamos vivos. Zombies que caminan apenas unos metros. En la tensión entre el infinito y la eternidad nosotros, joven que corres, joven que alcanzas ya la nave, nosotros somos, sobre todo, los muertos.
- Doctor Matloff, ¡adiós! ¡Adiós, Doctor Matloff! ¡Adiós, adiós!


 


6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. gracias nacho, me gusta tu logo, el de la cámara, un abrazo

      Eliminar
  2. Nada que comentar, me parece simplemente blanco, de una blancura irreal. Sonríe, Jesús, que los comentarios del blog alegran!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola ximo, es un honor verte por aquí, todos los que llevamos un blog tenemos, como sabes, algo del doctor matlof, gracias por tu comentario, un abrazo

      Eliminar
  3. Leyendo esto, me saca una sonrisa... justo anoche en turno a las tres de la madrugada, por allí, después de unas cuantas horas de estudiar administrativo, he ido a la cama y he empezado a hablarle a mi marido de los muertos, del paraiso inexistente, de la vida, de la materia, de la descomposición y transformación :)Me mandó a callar de una vez porqué a esas horas de la noche no era el momento adecuado para hablar de las incognitas de la vida y que mañana tiene que madrugar para ir a trabajar! Al final me dormí... y justo cuando soñaba con unas cosas bonitas, totalmente ajenas a la descomposición, el despertador puso fin a mi sueño!:( Que pena! :) A correr otra vez por el camino de la vida!:)

    ResponderEliminar
  4. hola Elena, muchas gracias por tu comentario, me alegra y me resulta muy agradable leer lo que dices ya que la entrada trataba justamente de eso; me pareció divertido hablar de los muertos, del paraíso inexistente como dices, de la vida y de la promesa de la muerte, vamos, hablar del estupor ante la fugacidad del ser y todas esas cosas pomposas en una escena sin pretensiones como salida de Flash Gordon y la idea era exactamente la que dices: sacar una sonrisa.
    Bueno, a correr.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar