sábado, 31 de diciembre de 2011

voilà

No ignoro que mi relación con la realidad no es (nunca lo ha sido) enteramente pacífica. En noches como esta la entiendo dúctil y sensible a los deseos. Creo saber de lo que hablo. He transitado las conocidas fases con que se suele reaccionar a su vehemente poderío, empezando, por supuesto por la negación. He fingido algunas veces que me hacía gracia su humorada. Aún me niego a pactar con ella (no me gustan los acuerdos asimétricos). Si se conoce mal, la realidad tiene algo de páramo y de salmodia inaceptable. Puestos a pasar como hace ella por natural la extravagancia, creo preferible... tratar de superarla. La realidad es innegable, de acuerdo, pero quizás sea en algún punto perfectible. Embarcado, pues, en un empinado proceso de mejora creo que me basta este año con un techo, un contrato mal pagado, una manta para el frío, algunos libros, un gato por supuesto, mi mujer, acaso un hijo apócrifo.

voilà

Auto reverse


Deshilacharse, deshilarse,
deshincharse, despojarse.
Derretirse claro,
y justo entonces:
La luz del firmamento se hace imprecisa.
La forma de su pecho no se detalla.
Claudica el sol.
El cariño emana de los cuerpos
hacia las manos.
El horizonte también se desdibuja.

Todo regresa a su origen:
Las hebras onduladas de su pelo
que serpentearon al alba en sus mejillas
se recogen ahora en latigazos
como filamentos nerviosos de medusa.

El sudor entra de nuevo por su cuerpo,
su vello vuelve
o más prosaicamente,
(para entendernos)
como el cable negro, retráctil, enloquecido
de una aspiradora.
la noche entera se desintegra.

Comienza un nuevo año, no lo niego, pero ¡ay!

Uno de estos días
se ha ido para siempre.

Jesús G. Cívico
"aforismos en word, poemas con auto-reverse, final feliz con relato" (2012)
 
 
Feliz año nuevo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada